Aquí te voy dejando lo que escribo en las redes...






Hortencia ♥️

Hoy me desperté con la triste noticia de que habías decidido irte. Aquí todos te entendemos, estabas cansada, 2022 empezó duro para vos y para toda la familia sobretodo para todos los que te acompañan de cerca, se ocupan de vos y te cuidan día a día como vos los cuidaste un día.

Hace más de veinte años que entré en tu familia, tímidamente con 15 añitos y nuestra relación “suegra- nuera” pasó por varias etapas, supongo que como cualquier relación larga.

Nuestra conexión para siempre fue cuando viniste a Madrid a ayudarnos a cuidar a Isa. Te quedaste más tiempo del que tenías previsto para ayudarnos y nunca me voy a a olvidar de tu enorme generosidad.
Yo estaba puérpera, trabajaba en la oficina, criaba a Isabella de cinco meses, daba la teta y me ocupaba de la casa. Vos llegaste y de forma muy prudente empezaste a ayudar. Cuando yo llegaba de la oficina después de siete horas de estar fuera, vos estabas en casa, habías puesto lavadoras, tendido la ropa, ordenado la casa, habías salido a pasear con Isa y te había dado tiempo a pasar por el mercado a comprar lo que nos ibas a cocinar ese día. ¡¡¡Yo llegaba a mi casa y tenía comida recién hecha!!! (¿Dije ya que estaba puérpera? 🤪🤪🤪)
La verdad es que no tengo claro si alguna vez te dije lo que significó para mi, en esa época, sentirme tan cuidada y atendida. Ahora ya lo sabes.

Hortencia, gracias por tu eterna sonrisa, tu siempre súper bien predispuesta actitud a hacer cualquier plan, por abrir las puertas de tu casa siempre, a cualquier hora, a quien haga falta. Gracias por ser ejemplo.

Gracias por ser la “AntiDramaQueen” que todos los días me propongo ser y por enseñarme tanto con esa actitud.

Anda tranquila, aquí me quedo cuidando a tu nieta y pasándole tu legado y acompañando de cerca a tu hijo, también en este trance que es tu triste despedida a la distancia.

Gracias por todo 🙏🏽
Siempre en nuestro ♥️

Victoria

#SiTuTeAnimasYoTeAcompaño

Link al texto original






Esquiar 

Otra vez yo con este tema…

Durante algunos años lo disfruté pero de repente, me aterrorizó hasta paralizarme en plena pista ⚫️, por lo que me bajé con los esquíes al hombro como pude.

Y es que convivo con dos amantes de este deporte y podría decir que no puedo escaparme… Tomar consciencia de eso, me abrió a una nueva posibilidad: ¿Y si dejo de identificarme con la parte de mi que le teme e intento empezar a identificarme con la parte de mi que lo puede todo? Estaba decidida.

En la mañana de la hora de la verdad, con solo mirar las 🎿 sentí un pellizco en el estómago y pensé 💭➡️ “vos podes, salí de ahí” y salí…

Llegamos a las taquillas y @pedrobianco1 que me conoce como si me hubiera parido, me mira, piensa un poco y le dice al chico “una clase particular” 😎 y yo 😱 💭 “una particular!!! para mi sola, no será mucho” y de nuevo 💭➡️ “Por aquí no es, volvé” y volví “tenés razón” le digo, “creo que va a ser lo mejor”.

Luego subir a la pista, encuentro con el genio del profe que me pilló al segundo, mientras a cada rato tenía estas pequeñas conversaciones conmigo misma en las que me recordaba que había decidido ser una mujer y sostenerme en ella, que yo quería ser esa, que tenía que volver a ese eje.

El fin de semana terminó conmigo tirándome por las rojas 🔴 SIN MIEDO y con mucho control🤓

A veces llegamos a un punto en el proceso terapéutico en el que ya lo vimos “todo” (ponele) y claro, sin embargo las cosas no cambian, (y no…) nos sentimos impotentes y no sabemos muy bien cómo hacer que todo sea como hemos visto que debe ser. El paso que sigue, es el de empezar a tomar decisiones, una a una, de a poco en pos de eso que sabemos que queremos, y luego sostenerlo, claro… ¿y como? como dice mi profe de #TerapiaFloralEvolutiva, Luis Jimenez, “CON VOLUNTAD”.

Este tema de mi relación con el esquí, es un ejemplo incluso banal de cómo hay situaciones que nos dan miedo o nos abren heridas que en realidad son invitaciones a ser la que queremos ser. Podemos mirarlo así, o podemos pensar que en la vida son todos problemas y que yo no puedo hacer nada para cambiar nada.

La elección es tuya (todo el tiempo).

Victoria
#SiTuTeAnimasYoTeAcompaño

Link al texto original









El depredador no tiene nombre

Siempre digo que gracias a mi camino de autoconocimiento pude empezar a dejar de hacer personal lo que los demás hacían que podía lastimarme y a la vez pude empezar a vernos como niños heridos intentando “salvarnos” a nosotros mismos.


Salvarnos, significa que nuestra prioridad emocional más primaria e inconsciente, va a girar en torno a preservarnos de vivir situaciones que nuestro inconsciente interpreta como peligrosas o dolorosas, basándose en los propios acontecimientos vividos en la infancia; y por tanto va a evitar que salgamos heridos emocionalmente o al menos, lo menos posible.

Ojo! ⚠️➡️ Lo que nuestro inconsciente interpreta basándose en nuestra vivencias infantiles, que seguramente ni recordamos.

Lo que desconocemos es que en nuestra adultez este mecanismo se vuelve claramente una limitación ya que en lugar de preservarnos, nos está privando. Nos priva de situaciones, relaciones o vínculos amorosos simplemente por miedo a volver a salir lastimado, ignoramos que ya nada nos va a hacer sufrir como cuando éramos niños, hoy somos adultos.

Ahora bien, la forma de salir de esos lugares varía en cada persona o situación, a veces es un “simple” boicot en forma de olvido, de sueño o despiste, que no afecte mucho a mi entorno, más bien me perjudica a mi misma. O a veces puede afectar a los demás y ser de manera invisible por medio de mentiras y manipulaciones o de forma visible, mediante discusiones, peleas o conflictos.
.
Cuando somos totalmente desconocedores de esos mecanismos y automáticos que nos “preservan” (de nada!!!) nos convertimos en auténticos depredadores.
.
Depredamos nuestra propia vida, trabajo, relaciones… nuestras posibilidades de ser mejores, nuestro propio crecimiento y evolución. Y si hacemos eso con nosotros mismos ¿puedes preguntarte qué hacemos con nuestras parejas, hijos, amigos?

Exacto 😢

Y tú… ¿Eres consciente de cómo te preservas (¡de nada!) que te aleja de tu paz y de tus vínculos?

Victoria
#SiTuTeAnimasYoTeAcompaño

Link al texto original








Desde luego la palabra "Empatía" esta de moda. Y yo lo celebro fuerte, pero nada más mirar un poco al mundo, me surjen preguntas, a saber 😉
¿Como puede alguien, que está todo el tiempo intentando vivir por fuera de su propio sentir, sentir a un otro?
.
Dicho de otra manera ¿Podré sentir a un otro, si nisiquiera sé lo que yo siento? Y voy un poquito más alla... ¿Empezar por la idea de querer sentir a un otro, no sera una excelente y politicamente perfecta forma de distraerme para no empezar a mirarme a mi misma?
.
Si vamos por ese camino, creo que a la unica empatía a la que accederemos es a la empatia del postureo ya que no creo que podamos sentir a los demas, si no nos sentimos antes a nosotros mismos. Es imposible.
.
De la misma manera que es imposible NO SENTIR, a un otro, cuando de verdad, te sientes a ti mismo.
.
Es que la palabra empatía a veces,me hace ruido... 😝
.
Creo que lo que quiero decir, es que no necesitamos ponernos como objetivo el ser empáticos; si no que la empatía será el resultado natural de la consciencia del sí mismo.
.
De igual manera que no necesitamos enseñar a nuestros hijos a ser empáticos. Ellos simplemente lo serán, si a medida que crecen se les va sintiendo, respetando, mirando, esperando.
.
Un CORAZÓN ♥️ que ha sido amado en la infancia, como necesita ser amado; sera un corazón ♥️ -entre otras muchas cosas- EMPÁTICO.
.
Entonces ahora queda preguntarnos, cada uno ¿Como esta mi corazon?

Victoria
#situteanimasyoteacompaño
Link al texto original








Registro Interno

La situación ahora en el mundo es que hay una versión oficial que nadie puede poner en duda o cuestionar sin ser tachado de loco como mínimo.

Estamos divididos, por un lado los que hacen caso sin chistar al “papi estado”, y por el otro, los que dudamos -como mínimo- y vuelvo a las bases para explicar a mi manera, lo que nos pasa a muchos, porque retomando el hilo del último post, la info está ahí cerca, pero… ¿Cómo saber qué es cierto y que no? ¿A quien creer?

¿Se acuerdan del “#registrointerno”? Eso con lo que los seres humanos nacemos que es una mezcla de certeza, fuerza, sabiduría, conexión con la naturaleza y con el cosmos al mismo tiempo y que nos vibra por todo el cuerpo pero que se va apagando desde la infancia cuando no tenemos ni un solo adulto que nos valide o habilite. Un adulto que nos diga “Vale, no sientes frío, pero yo te llevo el abrigo por si luego sientes que lo necesitas”; o “Vale, no hace falta que termines la comida si ya no sientes hambre”; o “Te has caído, sientes dolor, está bien que llores, yo te abrazo, ya pasará”; o “Te has asustado, ven aquí conmigo” y otro “Echas de menos a tu madre, esta bien estar triste, yo te acompaño”.

Mil veces invalidaron y reprimieron nuestras emociones porque a su vez, éstas estaban siendo una proyección de las emociones de esos adultos incapaces de sentirse a ellos mismos. Y ahí está la clave. De niños nunca teníamos razón, siempre la tenían los adultos, la autoridad, el que sabe (los niños nunca sabemos nada) 😖, y al final nos acostumbramos 🤷🏻‍♀️

Hoy somos adultos y muchos no tenemos ni idea de como, cuanto o cuando nos vibra el corazón. De cuando duele, de tan acostumbrados que estamos a escindir.

Hace mucho que dejamos de escucharnos. Hemos aprendido a vivir bajo la mirada externa y a satisfacerla. Nos hemos adaptado y algunos incluso hemos logrado muchas cosas siendo “buenos”.

Ese es el germen de que hoy no tengamos ni idea de a quien creer y a quien no…

Hay que volver a sentir… la respuesta está dentro tuyo, no fuera…

No tengas miedo, mírate, despierta ☀️

Victoria
#Situteanimasyoteacompaño

Link al texto original








Correo
Llamada
Acerca de
Instagram